Actualidad Blogs Extremadura Caza

Contra la Caza Métodos Anticonceptivos

Contra la Caza Métodos Anticonceptivos esta es la postura que los ecologistas quieren tomar para reducir la poblaciones cinegéticas para quitar importancia a los cazadores.

Hoy me despertaba con este artículo en el periódico El País ” ¿Es necesario matar a los animales que ‘sobran’? ” En él se plantea que la caza no es la respuesta para acabar con la superpoblación de especies cinegéticas, y que la solución es los métodos anticonceptivos recomendados por los ecologistas radicales.

¿Métodos Anticonceptivos? pues sí, se trata de productos químicos que vierten en cebaderos para animales salvajes con el fin de que no puedan reproducirse, como oís.

Increíble pero cierto, con el fin de acabar con los cazadores los ecologistas radicales prefieren inocular productos químicos a las especies cinegéticas. Todo está justificado con el fin de acabar con los cazadores, cualquier método por mucho que suene a doctor muerte.

Esto solo corrobora lo que en muchos artículos he reivindicado, a los ecologistas radicales no le molesta que un venado o un jabalí muera, sino que un humano pueda deleitarse dando una muerte digna a este animal, al igual que no le importa que un toro muera sino que se toree.

¿Superpoblación? En el artículo se afirma que la caza no acaba con el problema de superpoblación de especies cinegéticas, quizás no será culpa de que los ecologistas radicales prohibieran la caza en los parques nacionales, de que cada vez se abandone más el campo, de que por la crisis muchos cazadores hayan colgado la escopeta, de que las restricciones impidan que se haga una buena gestión por parte de los cazadores de las poblaciones.

¿Esto va enserio? pues sí, esto ya se está realizando desde el 2013 con las palomas en las ciudades, a las cuales administran el producto químico Ovistop distribuido por la empresa Ambiens.

¿Son necesarios estos métodos en las especies cinegéticas? no, la superpoblación de especies cinegéticas solo responde a una expansión de las especies hacia nuevos terrenos que aún no están siendo gestionados cinegéticamente y que tras empezar a gestionarse la población se estabiliza, el único problema es la legislación que impida gestionar bien.

Recordemos que en las zonas tradicionales de caza no existe como tal este problema de superpoblación porque hay una gestión cinegética, el problema está en las nuevas zonas donde se han establecido estas especies.

Para acabar solo espero que los cazadores sobrevivan por mucho tiempo para poder conservar la naturaleza de estos ecologistas radicales  que solo buscan destruir nuestros campos para dibujar un mundo Disney.

Comentarios

Comentarios