Extremadura Caza Monterías Vídeos

Crónica Montería en Cantillana Los Riberos y El Puerto de San Blas

Gran fin de semana el que vivimos en Cantillana La Nueva y El Puerto de San Blas con extraordinarios trofeos que hicieron el deleite de los presentes.

El sábado nos desplazábamos a Aliseda pasando hoy de largo para dirigirnos directamente al cortijo de Cantillana La Nueva, donde nos esperaban nuestros amigos para disfrutar de la montería en la parte de Los Riberos.

A nuestra llegada nos recibieron nuestros amigos monteros y los orgánicos de Monteros del Hito y Cinegética Garrido, hoy en esta gran montería nuestro deseo era acompañar a las rehalas y orgánico para conocer la montería desde dentro y así lo dispusimos todo para emprender la jornada.

Tras el sorteo de los puestos y el emotivo recuerdo que Jesús Carrero tuvo con las víctimas de los atentados de Paris, las armadas fueron colocándose en orden hasta cerrar la finca a la espera de nuestra entrada con los perros. Nos preparábamos para la entrada en la finca y los disparos ya se sucedían por toda la finca sin descanso esperando el estallido que traerían las rehalas, y así fue pues cuando María Isabel abrió el cerrojo del camión y los canes volaron hacia las tierras de Cantillana los venados y gamos empezaron a moverse de sus encames animando aún más la montería.

Emprendimos nuestra marcha por Cantillana entre las rehalas y acompañados de Jesús que las acompañaba para dirigir como maestro de orquesta esta gran montería, igualmente nos acompañaban dos jóvenes y futuros cazadores Dani y , y otros tres espectadores, Darío, Digo y Jesús Ochoa que nos visita desde Venezuela para conocer desde dentro como se vive la montería tradicional española.

Durante nuestra marcha por esta dehesa nos cruzamos, literalmente, con innumerables gamas y ciervas que recorrían de una punta a otra la finca, y fue al llegar a los riberos cuando empezamos a levantar a espectaculares venados que nos sacaron una gran cara de asombro por su majestuosidad, a la vez que los gamos se cruzaban con sus elegantes saltos.

Mientras estábamos en los riberos nos sorprendió un pequeño jabalí, de los que llamamos motoristas, que se nos cruzó por delante casi sin apreciarlo, pues ante nuestro asombro y el de los perros, bien creímos que era otro canido más, aprovechando la circunstancia para burlarse de todos y cruzar a la mancha.

En nuestra marcha hacíamos pequeños altos en el camino para interesarnos por los monteros y conocer como estaban viendo la montería, todo para cumplir lo más eficientemente posible con el buen funcionamiento de la montería, pues Jesús hay que reconocer que mostro un gran interés por cada detalle demostrando ser un orgánico ejemplar.

Solo tuve un pero durante la marcha, y es que con el buen día que hacia me anime a quitarme el polar y andar en mangas cortas, porque se apetecía, pero un alto en el camino para que le diera tiempo a unos perreros a cubrir su zona, con el fuerte viento que se levantó de la ola de frio siberiano que entraba en España, hizo que hasta día de hoy me dure el resfriado, tenía que haberme puesto el polar nada más parar, lo reconozco.

Aun así el sol invitaba a los presentes a seguir en la finca por el gran día que hacía y el movimiento incesante de animales por toda la finca, pero el toque de Jesús indicando el final de la montería y los gritos al viento de los rehaleros hizo dar señal del fin y el comienzo de los festejos, y es que esta montería es un festejo a la afición cinegética, por el buen ambiente y la calidad de la finca, y además teníamos todo preparado para disfrutar también del clásico del futbol español, que fue el único que fallo al madridista que escribe.

Un gran plantel el que se fue conformando en el cortijo de Cantillana, con unos preciosos venados y no menos gamos que tan elegantes lucen, con un recuento final de 60 venados, 10 gamos y 10 jabalíes.

Solo nos quedaba este sábado agradecer a la organización por la montería tan espectacular, a los trabajadores por su gran labor profesional, y a la propiedad de la finca por tener tan precioso paraje en la Sierra de San Pedro, a todos gracias por este día.

 


 

 

Tras el éxito de Cantillana nos esperaba el domingo otro gran día para cerrar el fin de semana, El Puerto de San Blas, donde al presente que les comenta se le escapo el año pasado un jabalí espectacular y que nos estaba esperando un año más y cada vez más grande.

A nuestra llegada al Restaurante de la gasolinera Valcarce, nuestros amigos nos esperaban con los brazos abiertos para recibirnos con alguna mención al jabalí que se nos escapó el año pasado, y deseando a todos que alguno nos vénganse la afrenta.

Con las migas llenando nuestros estómagos y bañadas por el café, Jesús nos llamó a filas para presenciar el sorteo, donde hoy acompañaríamos a nuestro gran amigo Jesús Ochoa, que la suerte le quiso colocar en la Traviesa del Pinar, donde el frio lo pondría a prueba acostumbrado a las tremendas temperaturas de Venezuela.

A nuestra llegada al puesto no habíamos hecho más que colocar la silla y a Jesús supusimos que el rifle, porque de repente una piara de jabalíes hizo acto de presencia cruzando a toda mecha por el cortadero, consiguiendo quedarse con una gran jabalina que bien creímos que era un bonito macho, y sin tiempo a Jesús Ochoa para reaccionar y disparar a otro jabalí que se quedó descolgado hacia nuestro puesto, pues la falta de costumbre a tirar a estos velocistas sorprendió a nuestro amigo latino.

Una ladra y un fuerte tronchar de jaras nos sorprendió por delante al poco de soltar los perros, la tensión se apodero de nuestros cuerpos y esperábamos boquiabiertos la salida del jabalí de la mancha. Pero hoy la suerte quiso que saliera un poco más debajo de nuestro puesto entrando perfecto para Coy que consiguió llevarlo al suelo por dos veces, pero que finalmente se metió en la mancha.

La mañana siguió su curso con la batida de los perreros por la mancha y el continuo tiroteo por toda la finca, y a nosotros ya solo nos quedaba en nuestro puesto pegarnos el susto al creer que un buen jabalí nos entraba por el mismo puesto, al agachar y cruzar veloz por la gatera nos sorprendió la silueta de una buena gabata que nos quedó en solo susto sin poder quedarnos con un bonito lance, estaba visto que hoy a la caza no le gusto nuestro perfume y prefirió el de los puesto de los lados.

Al ir anunciando los rehalero el final de la montería nos dispusimos a visitar a Coy para intentar pistear la jabalina que nos contó que era lo que había tirado con su 375, y que sorprendentemente solo daba unas pequeñas gotas minúsculas de sangre, pero que nos adentramos a pistear para no dejar la caza en el monte.

Como un indio cherokee el presente se dispuso a seguir el rastro entre alguna gota de sangre que daba cada ciertos metros entre innumerables veredas que despistaban, pero que tras un largo pisteo conseguí dar con la guarra que estaba muerta en un regatón con fuerte monte a muchísima distancia del lugar donde recibió los disparos.

Tras recoger con las mulas la guarra pusimos rumbo al cortijo donde todos sonrientes, conocedores de que la afrenta había sido vengando por Nacho, nuestro vengador del día, pues fue quien con un certero disparo mientras todavía se estaba colocando en el puesto, quien abatió al gran jabalí, que tras las mediciones oficiales dio 107,20 puntos siendo Medalla de Plata.

A llegada del jabalí de Nacho, todas las cámaras que se estaban haciendo fotos con los navajeros presentes y el bonito venado de Carlos, se giraron para inmortalizar con sus móviles y cámaras al precios jabalí plata que tan majestuoso lucia en el plantel de los 17 jabalíes y 6 venados que conseguimos abatir en este impresionante día, cerrando un fin de semana inmejorable.

Gracias a todos los monteros por su intachable actuación en las dos monterías y al incansable trabajo de los profesionales que hacen podamos disfrutar de estos increíbles días, y recordad que nos vemos de monterías amigos.

Comentarios

Comentarios