Extremadura Caza Monterías Vídeos

Crónica Montería en La Almudena y El Puntal de Abajo

Crónica Montería en La Almudena y El Puntal de Abajo de este pasado fin de semana del 17 al 18 de Octubre de 2015.

El sábado 17 de octubre nos desplazábamos a tierras de la Meseta Cacereña entre Cáceres Capital y Trujillo para disfrutar de una de las mejores monterías de jabalíes en abierto de la temporada en la finca La Almudena, una finca predominante de escobas y chaparras que resulta el refugio ideal para los jabalíes que hacen sus andaduras nocturnas por tierras ganaderas.

El día comenzó con la amenaza de lluvia en el cielo, pero esta nos respetó durante casi toda la montería para que disfrutásemos de un gran día cochinero, nada más llegar al puesto ya escuchábamos los disparos de nuestros compañeros, adivinando lo bien que se lo estaban pasando de desde bien temprano. No hizo falta esperar mucho para escuchar los primeros disparos de nuestra armada y que la adrenalina nos subiera por todo el cuerpo

Una adrenalina que nos vino bien para reaccionar a tiempo al presentarse por nuestra derecha en la pared al otro extremo de la pequeña charca situada a nuestros pies, un inmenso jabalí que como caballo de carreras se dirigía hacia nosotros como la última carga de la caballería, en nuestro primer disparo en mitad de la charca conseguimos engancharle en el pecho, atravesándoselo, rompiéndole la pata izquierda y terminando en la pierna izquierda. Pero esto no fue suficiente pues siguió su marcha imparable hacia nosotros y encarando en nuestro visor solo conseguíamos divisar una inmensa cabeza con los ojos puestos en nosotros y sin vacilación le solté un segundo fogonazo que le entro de frente haciéndole caer en la orilla de la pequeña charca a escasos metros de nuestros pies.

Lejos de asustarnos la reacción tras este increíble lance fue el de cargar rápido nuestro cargador conocedores de que la mañana estaba de idas y venidas de jabalíes, y no nos equivocábamos pues al poco tiempo una pelota de jabalíes nos entró por la izquierda en línea con nuestro compañero Kiko en la lejanía, pero que dejamos cumplir rompiendo estos hacia su puesto y quedándose con una gran jabalina, los disparos se sucedían y en nuestra mente ya solo estaba que sonase la última caracola dándonos permiso para disfrutar de nuestro gran trofeo.

Con una sonrisa de oreja a oreja nos presentamos en el cortijo con nuestro gran jabalí, recibiéndonos nuestros compañeros con ganas de felicitar el lance y no menos cachondeo, por el gran jabalí  fallado en El Puerto de San Blas, recordando que esta vez sí el gran jabalí había caído.


En nuestro segundo día nos desplazamos a la localidad de Aliseda para reunirnos una vez más con nuestros amigos en el Restaurante la Montería, desde donde partiríamos a la montería en El Puntal de Abajo, una finca predominante de grandes venados y con algún jabalí que podría sorprendernos.

La mañana comenzaba lluviosa, pero esta vez íbamos preparados con todos los archiperres, pero nuestra sorpresa fue cuando ya metidos en el largo camino de la finca empezó a caer lo que podríamos denominar como el diluvio universal, el cuan hizo crecer los regatos aminorando nuestra marcha, a la llegada al puesto lo primero fue abrir nuestro paraguas para instalarnos en el puesto, y tras un buen rato realizando obras de ingeniería y dejar el gran paraguas instalado como nunca preparar las cosas y sentarnos, el cielo se abrió y se despejo el día, en fin.

Fue abrirse el cielo para dar paso a la luz y empezar a deslumbrar partidas de reses en la lejanía, comenzando a levantarnos el ánimo y subirnos la tensión, pues el trasiego era continuo al compás de los disparos de los compañeros.

No tardo en producirse un ruido familiar para nuestros oídos, el trotar de una gran pelota de ciervas que se dirigían hacia nosotros para intentar escapara de la montería, una pelota cuyo final se perdía a nuestra vista, y como cazadores que cumplen la ley montera cumplimos nuestro cupo de ciervas disparando a la primera, que era la que guiaba el grupo, con el fin de conseguir romper la pelota y repartir la caza entre todos los monteros, que nos lo agradecieron disparando en varias armadas tras nuestra acción.

Y es que la diosa fortuna es agradecida, y al montero que cumple la ley lo sabe recompensar, brindándonos un venado al final de la montería que seguía la estela de una cierva que se dirigía hacia el mismo paso que tomo el pelotón, pacientes dejamos que cumpliera el venado y con un disparo en el codillo, un poco atravesado pues le atravesó de perfil, se dio la vuelta el venado herido de muerte hasta una encina con albolagas donde rendido se tumbó en su último aliento.

De esta forma cerramos un fin de semana espectacular en dos grandes jornadas de montería y con la mirada puesta en el próximo fin de semana del 24 y 25 de Octubre donde iremos de montería con Monterías en Extremadura a dos grades monterías de venados y jabalíes, Condemora del Sábado y Valdesauce el Domingo, donde disfrutaremos de lances a grandes ejemplares y donde esperamos grabar algún medalla.

Para todos los que quieran acudir a cualquiera de estas monterías puede reservar su puesto en monteriasenextremadura.com o en el teléfono 676 824 722.

Y recordad, que nos vemos de montería.

Comentarios

Comentarios