Caza Menor Extremadura Caza Vídeos

Vídeo Suelta de 1000 Aves en Valdelacasa 2015

Este domingo en la finca Valdelacasa tuvo lugar la suelta de 1000 aves un año más para despedir la temporada de caza.

Un año más nos desplazábamos a Aliseda para encontrarnos con nuestros amigos y dirigirnos a la emblemática finca Valdelacasa para disfrutar una vez más de la suelta para despedir esta temporada de caza 2014/15.

A nuestra llegada al cortijo de Valdelacasa nuestros amigos nos esperaban con un buen desayuno con churros para coger fuerzas ante la mañana tan divertida que nos esperaba, recordando vivencias de esta pasada temporada riéndonos de algunos que seguirán sonando algunos años más.

El sorteo de los puestos empezaba para repartir la suerte inicial, pues se sortea el número del primer puesto y después se ira rotando 5 puestos en el sentido de las agujas del reloj, con el fin de que todos los cazadores prueben todos los tiraderos y la suerte este repartida. En este día se soltaran 500 palomas, 250 faisanes y 250 patos para pasar una gran mañana.

El silbato de Enrique daba por iniciada la tirada y Valdelacasa se llenaba de atronadores disparos que se sucedían uno detrás de otro animando el ambiente y poniendo de los nervios a algún cazador que no conseguía derribar sus piezas. Y es que por ejemplo los faisanes con un gran cuerpo y un vuelo elegante, resultan ser de los que más se fallan y más disparos se llevan.

De nuevo el silbato sonaba para parar la tirada, recoger las piezas, llevarlas al puesto y rotar hacia el puesto que nos corresponda, una vez todos colocados se iniciaba la tirada de nuevo y los disparos volvían a Valdelacasa, y así 5 veces rotamos para llegar con el hombro dolorido al final de la tirada pero con una sonrisa de oreja a oreja.

Con el final de la tirada nos dirigimos al cortijo próximo a la lugar de la suelta, para disfrutar de los suculentos pinchos y contundente cocido que nos tenían preparado, todo amenizado por las risas de todos recordando tiros curiosos y piezas empeñadas en no caer aunque entren diciendo cáeme, pues lo que distingue ante todo la suelta es el buen ambiente entre todos los cazadores.

Al terminar la comida nos hicimos la foto de grupo con las piezas, y tras el posterior reparto de estas entre los cazadores, nos dirigimos de nuevo a la zona el tiradero para comenzar el rebusque de las piezas que se escaparon en la tirada y continuar por la tarde calentando el caño de la escopeta.

Con el sol ocultándose por las sierras de Valdelacasa y con el hombro ya pidiéndonos descanso, guardamos nuestra escopeta y nos despedimos de todos nuestros amigos con la promesa de volver el año que viene para disfrutar una vez más de este último día de caza.

Comentarios

Comentarios